Gracias al Plan Binacional de Trabajo, vigilado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), que hemos cumplido durante 21 años productores y empacadores, México se ha convertido en el principal proveedor de aguacate para EEUU.

Sin embargo, a partir de 2016, año con año, ha ido cayendo la participación de nuestro aguacate en ese mercado. Este año fue el más drástico: disminuyó del 85% al 67%. En promedio, hemos perdido un 12% de participación anual y hoy, las grandes cadenas prefieren ofertar a los consumidores aguacates de Perú, habiendo suficiente fruta de México.