“Antes de que hubieran caminos, Luis Rangel se montaba al caballo con su papá y su abuelo para cruzar la montaña en Michoacán y llegar a ver sus árboles. Recuerda con cariño las hileras de aguacates y duraznos a las que no veía fin.”

Seguir leyendo…